Charlie y la fábrica de chocolate uno de esos libros que terminó siendo proyectado como película. Su autor Roald Dahl lo publicó a sus 48 años en 1964 y él mismo se encargó de hacer el guión para la primera cinta que inspiraría su  obra, que dirigió Mel Stuart en 1971. Dahl no llegó a ver la versión de Tim Burton del 2005, pues falleció en 1990. Este viaje hacia la gran pantalla empezó porque la hija de Mel Stuart ya se había leído tres veces el libro e insistió en que quería verla hecha película. Por fortuna, Quaker Oats, la marca de avena, quería invertir en algo. El cosmos unió las motivaciones y se financió la cinta.

willy wonka fábrica

¿De qué va? En algunas de las cientos de miles de tabletas de chocolate Wonka hay cinco billetes dorados, repartidos en todo el mundo. Si tienes la fortuna de encontrar uno, estás invitado a la misteriosa fábrica de Londres donde las elaboran. No toda la gente lo sabe, pero esa fábrica es un mundo fantástico. La película es la exploración de los niños que hallaron los billetes y de sus adultos acompañantes a aquel sitio de fantasía y las reacciones incómodas de Willy Wonka, el excéntrico chocolatero. Además están los Oompa Loompa, flemáticos como ellos mismos y especialistas en montón de cosas, una de ellas los flashmobs.

Lleno de humor negro, como el chocolate, resulta una delicia. ¿Cuál de las dos películas de Charlie y la fábrica de chocolate? Pues la que prefieras. Hay quienes gustan de ambas. Son películas desiguales, quizá la de Burton tiene cierto bajón narrativo luego de la mitad, pero tiene un comienzo trepidante y enganchador; mientras que la de Stuart es más equilibrada. Además, en la cinta de Burton le dan mucha relevancia a historia del papá dentista de Willy, que no consta en el libro.

Por el lado visual, la tecnología ayuda a la versión más reciente de Charlie y la fábrica de chocolate que tiene muchísimos colores y elementos, basta decir que para el río de chocolate se utilizó 740 mil litros de la bebida. Por el contrario, la de los setentas precisamente por carecer de tantos artilugios hace que tenga un aspecto menos elaborado que por momentos causa una extrañeza inigualable.

Oompa Loompas, intrerpretados por el actor hindú Deep Roy.

Oompa Loompas, interpretados por el actor hindú Deep Roy.

Algo en lo que coinciden de las dos versiones de Charlie y la fábrica de chocolate es que los niños son mostrados sin concesiones: Hay uno más odioso que otro y de alguna forma en la fábrica hay posibilidades de que reciban su merecido. Junto a ellos, Charlie Bucket, protagonista de la historia, y su abuelo parecen heroicos -y también invisibles a veces- por el simple hecho de no mostrarse como unos malcriados. Y saben, aunque la provocativa historia no parezca adecuada para niños, eso es debate de adultos, porque cuando se un niño es niño suele encantarse de sucesos extraordinarios y truculentos. Muchas veces la famosa ‘crueldad de los niños’ es más la curiosidad de hasta donde puede llegar.

Todo lo que hay en esta sala es comestible. Hasta yo lo soy. Pero eso sería canibalismo, mis niños, y está mal visto en la mayoría de las sociedades.

Por supuesto, la pregunta de cajón es a quién de estos dos excéntricos Willy Wonka prefieres: ¿Gene Wilder o Johnny Depp?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.